El verano es la época en la que nuestros pies están especialmente expuestos a la formación de dolorosas y antiestéticas abrasiones. Sin embargo, también pueden ocurrir en primavera, otoño e invierno. Afortunadamente, hay maneras de prevenirlos. ¿Qué puedo hacer para que mis zapatos no rocen?

Los zapatos deben quedar perfectamente

La causa principal del roce de los zapatos es simplemente el tamaño incorrecto. Contrariamente a la opinión popular, no solo los zapatos demasiado pequeños pueden causar abrasiones e incomodidad. Los zapatos demasiado grandes también pueden ser un problema.

Zapatos demasiado pequeños

Si los zapatos que elegimos son demasiado pequeños, nos llevaremos una desagradable sorpresa a las pocas horas de usarlos. El material prensado del calzado romperá tarde o temprano la delicada barrera de nuestra piel. Sucederá mucho más rápido porque el pie apretado en un zapato demasiado pequeño no respira, por lo que suda rápidamente. También vale la pena considerar que cuando nos espera un día activo durante un caluroso verano, los zapatos que se ajustan perfectamente por la mañana pueden resultar demasiado pequeños durante el día. Las piernas bajo la influencia de una temperatura ambiente alta y que soportan el peso de nuestro cuerpo pueden simplemente hincharse. Una buena solución es usar zapatos un poco más grandes de lo que solemos usar.

Zapatos demasiado grandes

¡Aunque no pueden ser demasiado grandes! Una diferencia de unas tallas más puede afectar a la salud de nuestros pies tanto como llevar zapatos demasiado pequeños. Si los zapatos están demasiado flojos, se deslizarán sobre el pie, causando fricción. Combinado con el inevitable sudor en los días calurosos, esto provocará rápidamente dolorosas abrasiones y ampollas.

Prestemos atención al material.

Uno de los zapatos que más rozan son los de piel. El calzado hecho de sucedáneos baratos de cuero artificial es particularmente desagradable para nuestros pies. Son simplemente zapatos hechos de plástico que imitan el cuero, y cortarán nuestras piernas más rápido. Así que si nos decidimos por los zapatos de piel, la primera opción son los zapatos de piel natural. Sin embargo, esto, por razones obvias, no se adapta a todos: cada vez más a menudo tratamos de evitar productos que requieren la matanza de animales. Afortunadamente, hoy en día hay muchos sustitutos del cuero natural en el mercado. Se fabrican, por ejemplo, a partir de materias primas como las hojas de piña.
Sin embargo, es importante prestar atención a si los zapatos respiran. El fabricante debe garantizar esto en el embalaje del producto. Si compramos zapatos en los que nuestros pies se encurtirán y hervirán, no hay forma de evitar las rozaduras.

¿Cuándo comprar zapatos?

Curiosamente, el momento en que compramos zapatos tiene un impacto significativo en el hecho de que causarán abrasiones. Esto se debe a que, según la información citada anteriormente, el tamaño de nuestros pies cambia a lo largo del día. Comprar zapatos por la mañana cuando tus pies están descansados ​​no es necesariamente una buena idea. Es mejor ir de compras por la noche cuando el pie está cansado después de llevar todo el día el peso de nuestro cuerpo y probablemente un poco hinchado. Los zapatos ajustados en tales circunstancias nos servirán perfectamente durante todo el día, mientras que los medidos en un pie descansado pueden causar abrasiones.

¿Cómo ponerse los zapatos?

Otro tema importante es cómo nos ponemos los zapatos. A menudo, con prisas, podemos tener la tentación de no abrocharlos o atarlos, o peor aún, de no corregir un calcetín o un trozo de medias envuelto en el interior del zapato. Este es un gran error y una receta simple para los callos. Los zapatos deben abrocharse o atarse con cuidado cada vez para que se ajusten perfectamente al pie. Gracias a esto, no se moverán, y es la fricción la que causa daños en la piel. Es aún más peligroso si nuestra piel choca con algunas irregularidades en el interior del zapato. Puede ser, por ejemplo, un calcetín o unas medias mal colocadas.

¿Debo usar zapatos dañados?

Lo mismo sucede cuando el zapato está dañado. Si la costura del interior del zapato se rompe o se deshace, es probable que ya no sea suave. Habrá protuberancias que rozarán la piel y eventualmente la dañarán. Entonces, si nuestros zapatos están dañados, deben repararse lo antes posible o desecharse y reemplazarse por otros nuevos.

Modelo de zapato

¿Y qué pasa con los zapatos que originalmente ya tienen bultos en el interior? Bueno, comprarlos probablemente no sea la mejor idea. Cuando compre zapatos, asegúrese de que todas las costuras en el interior de los zapatos se hayan hecho correctamente, para que queden uniformes y no sobresalgan de la superficie del zapato.
Lo mismo se aplica al borde de los zapatos. Es el filo que más riesgo tendrá en contacto con nuestra piel. Cuando caminamos, constantemente ponemos en movimiento el área alrededor de nuestros tobillos. Por lo tanto, el borde debe ser liso, sin protuberancias.
Prestemos atención también a que el calzado no tenga añadidos mal pensados. Se trata de elementos decorativos que pueden quedar bonitos, pero cuando nos calzamos resulta que una hebilla o una flor sofisticada rozan la piel al caminar. Tales decoraciones conducirán inevitablemente a abrasiones.

¿Qué hacer cuando el zapato roza?

Sin embargo, si no tenemos otra opción y tenemos que pasar el día con zapatos irritados, afortunadamente hay algunos productos que pueden salvarnos. En la farmacia o droguería podemos comprar taloneras o plantillas de gel. Los primeros protegen la piel en el lugar donde el zapato la roza. Estos últimos, por otro lado, aseguran que el pie en el zapato no se mueva, lo que le permite evitar rozaduras.

Inglés Alemán Polaco Francés